Desterritorializados

La escogencia de un material frágil pero a la vez muy maleable como el papel de seda, recuerda a la piel, a la superficie. No quiero renunciar a este punto de fragilidad, tampoco perder la posibilidad de que bajo lo que vemos esté presente lo invisible, las capas que van ocultándose a lo inmediato.  En este sentido mi obra  es camino, recorrido y mundo habitado. Uno que está fuera y dentro de la piel, en y dónde yo habito.

 

Texto de uno de los ‘desterritorializados’

“Se dice que en medio del Mar de la Esperanza hay una isla de oro.

Todos sueñan con ella y hacen sus planes para llegar allí.

Se la imaginan como una isla ordinaria con una gran mina de oro que les hará ricos.

De ese modo inician un viaje incierto.

Detrás de sí queda la Tierra de la Seguridad.

Entre las olas creen que su nave ya es de oro.

Hasta que un día la isla se deja ver en todo su esplendor.

Y es tan grande su valor que deciden quedarse allí para siempre, en medio del Mar de la Esperanza.”